Etiquetas

, , , , , , , , ,

Última entrega de un viaje apasionante. Esta vez tenemos fotografías y otro testimonio, tan impresionante como los anteriores, firmado por el escolano Abraham Andreu López. Presentamos primero el testimonio y al final dejamos las fotografías.

¡Un abrazo a todos!

CRÓNICA EJA

“El único mérito que tengo para tener el privilegio de darle la bienvenida es mi altísimo número de horas de vuelo”, decía Valentina Alazarki el 22 de julio al Santo Padre en el encuentro con los periodistas en su vuelo hacia Brasil.

En esa fecha nosotros aún estábamos finalizando la EJA (Encuentro de Jóvenes Agustinianos) y esperábamos impacientes el comienzo de la JMJ. Aunque la EJA también fue un encuentro con jóvenes de todo el mundo que profesan nuestra misma fe, la fe de San Agustín. Podría relatar todas las experiencias vividas por cada uno de nosotros, pero no creo que nosotros seamos el centro de este encuentro internacional. El centro es la Iglesia que, en parte, nosotros formamos. La Iglesia edificada en la fe de Jesucristo. Más concretamente, la parte joven de la Iglesia liderada por el papa Francisco con sus nuevas ideas “revolucionarias”.

El día 25 de julio, nosotros le dábamos la bienvenida al Papa, como Alazarki, sólo teniendo el privilegio de haber volado un altísimo número de horas (casi dos días enteros viajando). Quizá ese día desviamos la atención de todo acto religioso por ver al Santo Padre, pero mereció la pena aunque fuese un vistazo “rápido” (nunca mejor dicho).

Los días siguientes continuaron con el Via Crucis, la Vigilia, etc. Actos en los que estuvimos experimentando la cercanía de los demás cristianos, cercanía física, pero también espiritual.

Me sorprendieron y, yo creo que a todos, unas palabras pronunciadas por el Papa en el discurso del ViaCrucis: “Ustedes, ¿como quién quieren ser? ¿Quieren ser como Pilato, que no tiene la valentía de ir a contracorriente, para salvar la vida de Jesús, y se lava las manos?”. Estaba claro que nadie quería ser como Pilato, pero cada uno debería buscar en su interior las respuestas a las preguntas que el Papa iba haciéndonos, cada uno debería buscar su camino al lado de Jesucristo. Poniendo siempre la otra mejilla, cargando con las burlas y, en definitiva, cargando con la cruz de alguien que murió por la incoherencia humana.​

Finalmente, opino que la JMJ nos ha servido parahacernos abrir los ojos. Para poder ver que hay cosas banales a las que damos demasiada importancia, demasiadas cosas materiales que deseamos, pero que son innecesarias, demasiado deseos de “lujo” que tenemos mientras otros sólo piensan cada mañana al levantarse en tener algo que llevarse a la boca.

La JMJ ha abierto nuevos camino que antes no podíamos ver cegados por la indiferencia: nos ha abierto el camino a Jesucristo.

 

Abraham Andréu Gómez

DSC01158 DSC01237 DSC01258 DSC01280

Anuncios