Etiquetas

, , , , , , ,

Mañana 2º domingo de noviembre que este año cae en día 11, los Padres Agustinos han decidió recuperar la tradición de honrar  la advocación mariana de Nuestra Señora del Patrocinio, a quien está dedicada la Basílica del Real Monasterio de San Lorenzo de El Escorial.

Para ello después de la misa de 13:00 La Escolanía en procesión se dirigirá a la capilla del Santísimo en la que se encuentra la escultura de La Virgen y cantará el Salve Mater.

Os dejamos un extracto interesantísimo sobre está advocación y su culto en el Monasterio que bajo el título de “La Virgen del  Patrocinio y el Monastrio del Escorial” ha realizado  F. Javier Campos y Fernández de Sevilla, OSA.

Nuestra Señora del Patrocinio es el título de una advocación mariana que se vincula a la intercesión que la Virgen María ejerce sobre sus devotos como amparo, protección y auxilio, y resaltando una de las características más humanas de la función de la figura de la madre.

En San Lorenzo del Escorial comenzó el culto a la Virgen del Patrocinio de mano de Felipe IV, promotor de su advocación, siendo el donante de la imagen el monje jerónimo fray Eugenio de la Cruz, con parte de la pensión que le concedió Felipe IV por los trabajos realizados en las obras del Panteón de Reyes. Es una imagen de vestir; en su brazo izquierdo sostiene al Niño Jesús -con corona y en la mano izquierda la bola con cruz-, y en la mano derecha porta un cetro.

Se escogió un lugar próximo al altar de las reliquias de San Jerónimo, en el interior de la galería que corre a lo largo de la nave, paralela al claustro principal bajo el órgano. Se cerró el pasillo y se le dio salida frente a la escalera que baja del coro y de las habitaciones privadas de Felipe II a la Basílica -conocida durante mucho tiempo como escalera del Patrocinio-, junto a la puerta de la escalera de Panteones, en el tránsito que comunica la Basílica con la antesacristía.

 

 

Antigua ubicación

Los autores materiales del trono y del altar fueron fray Eugenio de la Cruz29 y fray Juan de la Concepción30, monjes jerónimos legos, con materiales que habían sobrado de la reciente obra del Panteón de Reyes, a cuyos gastos también añadieron la pensión de 200 ducs. que les concedió el rey por su participación decisiva en la construcción del Panteón. Para que la imagen pudiese recibir culto de la población de la Villa del Escorial sin penetrar en el pequeño oratorio se cerró con unas verjas de hierro, que es el único vestigio que permanece en la actualidad de todo aquello.

La inauguración de este oratorio se hizo con canto de Vísperas y Misa, oficiada por el prior fray Francisco de la Vega, quien al terminar dio la bendición con el Stmo. A partir de este momento la devoción a la Virgen del Patrocinio estuvo presente en los diferentes reyes.

 El culto a la Virgen del Patrocinio fue ganado devotos entre los habitantes de la Villa del Escorial y después en San Lorenzo que frecuentaban el pequeño oratorio a ella dedicado por lo que se pensó en trasladar la imagen a otro lugar de la Basílica lo que se efectuó en el priorato del P. Eusebio María V alverde.

 El nuevo lugar donde se colocó a Ntra. Sra. del Patrocinio fue a los pies del templo, en el ámbito de los altares dedicados a la Santas, en el arco central de la capilla de las vírgenes con un acceso directo desde el patinejo de la torre del reloj.

Con la invasión del ejército francés todo el edificio del monasterio sufrió el pillaje de las tropas napoleónicas; la Virgen del Patrocinio se salvó por la devoción del religioso lego fray Cristóbal de Tejada que la ocultó en su celda y pasada la guerra la devolvió a su lugar.

 La capilla de la Virgen del Patrocinio fue remodelada en 1910 cerrando el acceso directo que tenía tras el altar y se tapió el arco con piedra de sillería retirándose el cascarón de cristales que servía de fondo a la imagen. Durante las obras, la Virgen se depositó provisionalmente en la capilla de San Juan. En el mes de noviembre de 1912, aprovechando su festividad litúrgica fue colocada en el lugar que tiene hasta el día de hoy. A finales del pasado siglo se ha remodelado levemente el fondo del lienzo en el que está puesta, todo tapizado en color crema y poniendo la imagen sobre una peana adosada a la pared, sin ninguna ornamentación”.

Capilla actual

Anuncios